Día de la poesía

Ella decía de corazón  (no sabía hacerlo de otra manera) que no era poeta, solo porque al parecer el verso se le negaba. Quienes la leímos y la volvimos a leer sabemos que cada una de las lineas de su prosa contenían la sencillez, la música y la profundidad con la que veía la vida. En definitiva, como los verdaderos poetas. Cuando se animó al verso, lo hizo a través de Tovar, el poeta de la libertad.

Cuando yo muera
Adelántate en el camino. 
Déjame atrás que así me llevarás contigo. 

Cuando tú mueras
Esperaré las flores de los naranjos.
Y después partiré, te llevaré conmigo. 

Cuando muera, ese día
Entra desnuda en el río. 
Y escucha la corriente entre tus piernas. 

La noche de tu muerte 
Hacharé un árbol viejo
Donde quepa una tumba. 

La muerte nos espera amada mía. 
Y ojalá fuese tarde y fuese lejos, 
Pero si acaso aguarda detrás de este recodo,
Recuerda caminar
Caminar y cantar
Cantar y recordar,
Que de este modo el tiempo 
Se quedará contigo

Lo que Tovar cantó – Memorias impuras – Liliana Bodoc

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: