De cómo vino el miedo

“Quizá lo describe mejor la respuesta  de Lou Reed cuando le preguntaron si no le daba miedo vivir en Nueva York” Dijo: “Peligroso Nueva York? No… En todo caso hay cierto olor a infierno y es inquietante, y vivís con el alma preparada para el escalofrío, pero sabés que hay una música milagrosa en ese... Leer más →

«Nos vamos a cagar muriendo»

Te encontré en la pared de un aula, un jueves frío de una noche más fria que el mismo jueves, mientras un café y unas gomitas de eucalipto aliviaban mi espera por entrar a la ultima función, a la última clase, a decir lo mismo rascando el entusiasmo del fondo de mis ganas y mi... Leer más →

Dos viajes

2015. Viaje muchas veces postergado a la Quebrada de Humahuaca. El norte era una deuda. Queríamos andar, saborear, oler, llenarnos los ojos de color y la cara de viento, ver lo que no te daba la foto o la anécdota, salvo en la letra de algunos pocos que la escribieron desde adentro y entendieron la... Leer más →

Elogio del fracaso

Este texto intenta dejar constancia y, en lo posible, hacer justicia (intento destinado de antemano al fracaso del olvido) sobre la existencia de una casta, de un grupo para nada privilegiado que habita estas tierras mucho antes de que algún aspirante a profeta anduviese gastando sandalias por las áridas tierras bíblicas. Un grupo notablemente esforzado,... Leer más →

La pena o la nada

Como suele sueceder a menudo, se me juntan lecturas en estos días de pies cansados y espaldas adoloridas. En "Crónica de un iniciado" el jujeño dice: "Como nadar en un barrizal [...] una laguna oleosa, y sobre todo el cansancio, pero un cansancio como de abrirse paso en un pantano". Y esta frase se hermana... Leer más →

Noche estrellada de cuarentena…

Y cuando es de noche, siempreuna tribu de palabras mutiladasbusca asilo en mi garganta,para que no canten ellos,Los funestos, los dueños del silencio.Pizarnik - Anillos de ceniza. Madrugada del día... de cuarentena. La perra baila junto a mi cama para que le abra la puerta. Bajo con ella, busco la llave (nunca la dejo en... Leer más →

Sólo un viaje más

Me dicen que cuando nací la destrenzada rozó como al pasar la sangre de mi madre. Con un leve toque, en un descuido de la vida, logró separarnos. Se la llevó hasta el borde de su mundo e intentó con todas sus artes empujarla al vacío. Pero al parecer no pudo con la tenacidad de... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑