Poema XVI

Aposté mis palabras sombríamente

como las tahúres inician pendencias.

Aposté limpiamente mi miseria

al gasto inexorable de mi necesidad,

la pura alquimia del hambre.

El precio justo de estar vivo aún

con tanta muerte rondando.

Irma Cuña – De cuando la voz cae – 1963

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: