Estrellas fugaces

Frases sueltas. En algún rincón de uno de los tantos cuadernos que acompañan mi andar aparecen. Estrellas fugaces, estrépitos en medio de una lectura. Saltan a los ojos. Escapan y cobran vida fuera del contexto. Luego esperan en algún rincón, abren puertas a nuevos textos. Siempre vuelven. He aquí un pequeño y personal compilado de las que prefiero y me insisten.

«Nadie nos advierte, pero el infierno vive en nosotros bajo la forma de la indiferencia.»

Teoría de la gravedad – Leila Guerriero

«Me enfermaron, si, pero jamás lograron que odiara mi nombre»

Flor Kirchner en Instagram

«Yo no soy responsable de mis sueños»

¿San Agustin? – Diarios – Abelardo Castillo

«Sagredo – cuarenta años entre los hombres me han enseñado continuamente que no son accesibles a la razón. Muéstrales la roja cola de un cometa, infúndeles un miedo absurdo y los verás salir corriendo de sus casas, partirse las piernas. Pero diles algo racional y pruébaselo con siete argumentos y se burlarán de tí»

Vida de Galileo – Bertolt Brecht

«Hemos sido casi nada, excepto nosotros mismos, mientras que casi todos los demás han sido muchas cosas, muchas cosas abominables»

La última noche en el mundo – Ray Bradbury

«Roskoff, Historia del diablo: entre los caribes de hoy se considera a «El que obra de noche» como creador del mundo»

Diarios – Franz Kafka

«Hay cuatro maneras de existir en el mundo: el poder, la belleza, el sufrimiento y el amor, que es una mezcla de las otras tres»

El teatro de la memoria – Pablo de Santis

«La memoria impone un orden que excede las leyes del tiempo y su lógica».

«Porque no hay casualidades, ahijadito […]. Los anacronismos, las trasposiciones de jugadas no existen. Hay un orden secreto, el demonio me lo dijo»

Crónica de un iniciado – Abelardo Castillo

«Porque si es al resto de nosotros a quie mata el suicida, a quien mata el asesino es a sí mismo, sólo que tiene que hacerlo una y otra vez»

El nombre del mundo es bosque – Ursula Le Güin

«César y Dios tienen su moneda. Alguien debe pagar tributo a los demonios. Poe, es de éstos. Berenice, por ejemplo. Es algo tan descabellado, tan atrevido, que casi repugna la imaginación, sin embargo , es bello.

Israfel – Abelardo Castillo

«Hay días, repito, en que nuestro pasado se nos presenta desnudo»

La casa del ángel – Beatriz Guido

«Y así, a veces me veo como un gran explorador que a descubierto algún país extraordinario que jamás podrá regresar para darlo a conocer al mundo: porque el nombre de esta tierra es el infierno»

Bajo el volcán – Malcolm Lowry

«Nada sabíamos de verdad. A excepción del aire, la tierra y el fuego, todo es locura. Dios incluído»

Héctor Tizón – La casa y el viento

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: