Quinquela

quinquela

Para Quinquela, la escuela y el museo debían servir para educar los sentimientos artísticos de los niños. Por eso, propuso donar dieciocho murales que ocuparían todo el ancho de las aulas, sobre los pizarrones. Pero el Consejo de Educación no opinaba lo mismo. Para ellos las aulas decoradas distraían a los alumnos.

“¡Qué ironía!” replicó Quinquela. “¿Qué mejor vehículo para la imaginación e inteligencia que rodearlos de un ambiente artístico?”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: